Apuntes sobre la documentación a presentar con la solicitud de concurso de acreedores

22.01.2013

Autor: María José Conejo | Departamento Procesal | Sala & Serra Abogados

El art. 6.2 de la ley Concursal 22/2003 establece la serie de documentos que será necesario presentar junto con la solicitud de concurso de acreedores; el hecho de presentar todos y cada uno de ellos, evitará retrasos innecesarios, puesto que su no inclusión (sin justificación) conllevará la necesidad de subsanación de la solicitud, previa declaración del concurso. Habida cuenta de que la mayoría de los Juzgados –por lo menos en Madrid- vienen a tardar varios meses en proveer las solicitudes de declaración de concurso, es evidente la ventaja de evitar cualquier dilación: ello no solo en el caso de que estemos solicitando la aprobación de un convenio, sino también para las sociedades que directamente soliciten, o claramente se vean abocadas a la liquidación, a efectos de evitar la generación de nuevos créditos derivados de la mera existencia de la sociedad, así como para evitar en la medida de lo posible el deterioro de sus activos.

Junto con el escrito de solicitud, (y al margen del plan de liquidación o la propuesta anticipada de convenio, cuya presentación es facultativa) a continuación vamos a realizar una serie de apuntes referidos a la documentación obligatoria del art. 6.2 LC, los cuales, desde nuestra experiencia, entendemos útiles para la correcta preparación de la solicitud de concurso, y para agilizar la preparación del informe previsto en el art. 75 LC, así como, en su caso, la liquidación de la sociedad concursada:

  • Poder especial para solicitar el concurso: Pese a que podamos encontrar algún disidente en el plano puramente teórico y doctrinal, en la práctica, es pacífico que debe ser otorgado por el órgano de administración de la sociedad, sin necesidad de acuerdo de la Junta General.
  • Memoria jurídica y económica: en este sentido, debemos partir de la base de que el administrador/es concursal/es no es un experto en el sector en el cual realiza su actividad la concursada (pensemos, por ejemplo, en el alto número de sociedades relacionadas con el sector de la construcción que se encuentran en situación concursal). El administrador concursal ya es consciente de la situación de crisis que vive el sector inmobiliario, por lo que no es necesario obstinarse en disertar sobre la misma como origen de la situación de insolvencia de la sociedad; no obstante, la administración concursal si necesitará posicionar a la concursada en el sector (tipo de servicio, tipo de cliente, servicios concretos prestados…) y su fluctuación en los últimos años.
  • Inventario de bienes y derechos: la ley establece que en el inventario se hará constar “expresión de su naturaleza, lugar en que se encuentren, datos de identificación registral en su caso, valor de adquisición, correcciones valorativas que procedan y estimación del valor real actual. Se indicarán también gravámenes, trabas y cargas que afecten a estos bienes y derechos, con expresión de su naturaleza los datos de identificación.” Pese a que a día de hoy toda documentación deberá presentarse en papel en el Juzgado, será de agradecer para la Administración concursal poder disponer de dicha información en soporte informático que permita la fácil manipulación de su contenido. Otro punto a tener en cuenta es evitar incluir dentro del inventario de la masa activa los bienes detentados en virtud de arrendamiento financiero, puesto que, conforme al nuevo apartado 5 del art. 82 LC introducido por la Ley 38/2011 de Reforma concursal, únicamente debe figurar el derecho de uso del concursado sobre el referido bien.
  • Relación de Acreedores: Repetimos lo mantenido en cuanto a la disponibilidad de la información en formatos informáticos. Igualmente, es muy importante poder facilitar a la administración concursal un e-mail de contacto de cada uno de los acreedores, puesto que así se podrá poner rápidamente en su conocimiento la declaración de concurso (evitando la circulariación de la comunicación de los créditos a través de cartas, lo que supone una mayor pérdida de tiempo y el consiguiente coste). Asimismo, el acreedor que comunique al administrador concursal su crédito a través de e-mail, podrá tener acceso, vía art. 95.1 LC al borrador del inventario y la lista de acreedores, para poner de manifiesto cualquier error o discrepancia, y en determinadas circunstancias eludir un incidente concursal previsiblemente evitable.
  • Cuentas anuales (y en su caso informe de gestión y cuentas auditadas) de los tres últimos ejercicios: en este caso debemos tener en cuenta que, pese a que la ley expresamente no lo designa, previsiblemente la administración concursal solicitará, no solo las cuentas, sino la acreditación de su presentación, es decir, el justificante de haber presentado las mismas y su depósito. Recordemos que la ley exige la inclusión de las cuentas de los tres últimos ejercicios.
  • La plantilla de trabajadores: en este sentido, será recomendable hacer detalle, no solo de la identidad de los trabajadores, sino también del tipo de contrato, salarios, complementos, indemnización y antigüedad en la empresa.
  • Memoria de cambios significativos operados en el patrimonio con posterioridad a las ultimas cuentas formuladas y depositadas, y de las operaciones que por su naturaleza, objeto o cuantía excedan del giro o tráfico ordinario del deudor: en este sentido, debemos indicar que, es exigencia de la ley concursal presentar esta memoria, que contendrá las actuaciones que hubiera realizado la sociedad y que salgan fuera de las actuaciones normales, como, a modo de ejemplo, ampliaciones de capital, disminución anómala de existencias, correción de valoración de elementos de activo, dotación de pérdidas …

En todo caso, conviene tener en cuenta que la presentación del concurso de acreedores, no conlleva únicamente la preparación de un listado de documentos, sino que debemos tener presente que la administración concursal, en un muy breve espacio de tiempo, escrutará la vida económica y jurídica de la sociedad, a efectos de evaluar, no solo las posibilidades de viabilidad de la misma, sino también las posibles actuaciones para el cobro de créditos a favor de la concursada, e importantísimo, la posible responsabilidad del administrador por el desfase patrimonial que se produzca entre los créditos que puedan ser atendidos y los que queden insatisfechos. Es por ello que la preparación profesional y sistemática del concurso permitirá una colaboración ágil, fluida y transparente con la administración concursal que en ningún caso pasará inadvertida.

¿Necesita asesoramiento en materia de Concurso de Acreedores?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con el Derecho Concursal y el Concurso de Acreedores que ofrecemos en Sala & Serra Abogados,

  • Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.
  • Envíenos un email desde aquí y uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted.
  • Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

Ahora Sala & Serra Abogados está también en twitter. Síguenos en @sala_serra

 

Publicado en Blog, Departamento Procesal

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Sala & Serra Abogados
Madrid | C/ Marqués de Urquijo, 41 - 1º - 28008 | Tlf: +34 915 433 123 - Palma de Mallorca | C/ Gilabert de Centelles, 8 Esc. Dcha. Entlo. - 07005 | Tlf: +34 871 717 976

Términos legales